TALLER DE ORACIÓN: Dificultades en la oración – Indicadores

boredABURRIMIENTO – FRUSTRACIÓN.- En el proceso de la oración diaria o cuando hacemos ejercicios espirituales (al principio o al final) podemos experimentar consolación o desolación; sin embargo, también podemos sentirnos aburridos. Puede ser que vea las primeras líneas del texto y digo de manera “engañosa” – creo  yo-  “ese texto ya lo sé… “siempre me colocan ese texto”.  En este sentido nuestra oración se torna tediosa y aburrida….de pronto me pongo  a hacer otras cosas: saco de mi mochila el móvil; o a lo  mejor me pongo a leer un artículo, puedo ver un video, que me resulta más formativo, o puede ser que me diga: “esto ya no va conmigo porque no doy la talla”. Puedo tener la sensación de que ya sé lo que dice el texto bíblico y experimento una sensación de frustración.

ESCAPE DE LA REALIDAD.- Esta conducta es muy engañosa. La persona que supuestamente ora tiene  una  devoción que es evidente. Todos saben lo que hace. Pasa mucho tiempo en la Iglesia, va  constantemente a varios retiros. Puede convertirse en un facilitador o  en un profesional de la Espiritualidad por el bagaje que tiene a nivel de experiencia  y por el tipo de formación que tiene; sin embargo, su vida da cuenta de muchos desórdenes  en su manera de sentir y hablar de Jesús, es más su estilo de vida no va acorde con lo que predica. Tiene una  espiritualidad de tipo intimista. Sólo apunta a la interioridad y su visión se reduce a ése ámbito. Ora demasiado pero en la realidad es una persona que desconfía de todo el mundo y desprecia a los que no piensan como ella o él.  Exige que otros oren pero él o ella ya no lo hace. Se acusa en la confesión de que se distrajo en la Misa,  o que no cumplió el ayuno; pero es incapaz de confesar que comete muchas injusticias con sus semejantes en la vida diaria. (Solo es capaz de mirar la interioridad) Puede muchas veces ser una entendido en Ejercicios Espirituales, predica, aconseja sobre la solidaridad; sin embargo, es incapaz de dar de lo suyo. No suele ser una persona libre depende de aquellas personas que le inspiran cierta autoridad vertical. No tiene autonomía y la busca en ámbitos de poder y en la realidad oprime a los que están bajo su responsabilidad. Este tipo de personas se puede confesar de que le falta tiempo para orar, pero no confiesa que maltrata a sus semejantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s