REGLAS DE DISCERNIMIENTO: PRIMERA SEMANA EE: 325 -326 y 327    

INVITACIÓN: PERMANECER CON ÁNIMO Y LUCIDEZ

EL PELIGRO: TENER TEMOR Y PERDER ÁNIMO

LA BESTIA FEROZ:  EE: 325 -326 y 327

Vivir desde la mentira. Por ejemplo, cuando se trata de hacer frente a los temores que suelen aparecer. Entonces se ideologizan las cosas y sólo nos defendemos de una manera muy mentirosa ante una realidad adversa. De esta manera se construyen falsas respuestas y limitamos lo que realmente acontece y lo peor es cuando desautorizamos a cuantos nos quieren mostrar lo que realmente pasa y diciéndoles “que no vale la pena”. Y así se prefiere estar viviendo eternamente. Maltratamos demasiado a los otros y a la realidad a costa de nuestros temores no confesados.

EE: 326 “quando el enemigo de natura humana trae sus astucias y suasiones a la ánima justa, quiere y desea que sean recibidas y tenidas en secreto; mas quando las descubre a su buen confessor o a otra persona spiritual, que conosca sus engaños y malicias, mucho le pesa: porque collige que no podrá salir con su malicia comenzada, en ser descubiertos sus engaños manifiestos. “

DESEA QUE SEAN RECIBIDAS Y TENIDAS EN SECRETO MÁS CUANDO LAS DESCUBRE

El discernimiento nos lleva a comunicarnos; sin embargo, muchas veces los temores no nos permiten expresarnos adecuadamente.   Los temores distorsionan la realidad y se apoderan de nosotros y preferimos escondernos y nos olvidamos que el seguimiento en el Señor no se hace en solitario.  Se trata de contrastar de tú a tú.

Y POR DONDE NOS HAYA MÁS FLACOS Y NECESITADOS

Existen debilidades que son constitutivas. Desde nuestras fragilidades se nos escapan las energías evangélicas. Así se va debilitando el seguimiento.  La trampa puede ser en pasarnos toda una vida tratando de esconder nuestras debilidades y así podemos pasarnos la vida ensimismados. Incluso podemos gastar demasiado dinero para estabilizar nuestra condición humana. Conviene preguntarse que antropología o teología estamos manejando. Pues, puede ser que estemos viviendo desde una Dios escultor y no desde un Dios alfarero.  Un Dios escultor nos lleva a la búsqueda permanente de la perfección así tengamos que quebrarnos y estar en desolación permanente.  A un Dios escultor se le puede ir el cincel y hiere algunas veces de por vida a las personas.  En cambio, un Dios alfarero nos modela con sus manos por eso ninguno es igual al otro. Cada uno somos lo que somos.  Dios sabe de qué pasta nos ha hecho. Se acuerda de que somos de barro. Discernir es no olvidar lo que Él no olvida ni quiere olvidar.

EE: 327 …de la misma manera el enemigo de natura humana, rodeando mira en torno todas nuestras virtudes theologales, cardinales y morales; y por donde nos halla más flacos y más necesitados para nuestra salud eterna, por allí nos bate y procura tomarnos.

No se trata de pactar con las flaquezas y debilidades, se trata de conocerlas, de compartirlas y comunicarlas, de aceptarla y sólo así se cura…nos podemos evitar mucho sufrimiento inútil si aceptáramos con calma que lo de la “perfección” nos ha hecho mucho daño, pero que culturalmente  se nos cuela otra vez.

Por tanto, desde la llave que es el examen Ignacio os ha ido orientando en los tiempos desolados a poder seguir al Señor. Pero Ignacio siempre sospecha y sabe que el que adquiere destrezas para orientarse en esta primera semana no lo tiene todo resuelto porque se puede uno seguir engañando en esta vida tan querida por Dios pero “endemoniadamente” compleja y tramposa.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s