RIESGOS Y EL VALOR DE LA CONSOLACIÓN: Discernimiento

RIESGOS Y EL VALOR DE LA CONSOLACIÓN

Riesgos:

vanidad 6.2Engreimiento y autosuficiencia. Fácilmente olvidamos  que “no es de nosotros traer o tener devoción crecida, amor intenso, lágrimas ni otra alguna consolación espiritual, mas que todo es don y gracia de Dios nuestro Señor” [322]. Puede sobrevenir la tibieza y negligencia.  Por eso, el que está consolado piense “cómo se habrá en la desolación que después vendrá, tomando nuevas fuerzas para entonces” [323].  Y el que está en desolación, piense “que mucho puede con la gracia… y tomando fuerzas en su Creador y Señor” [324]. Otro riesgo es enquistarse en la consolación. Por eso conviene variar: meditar otras cosas, emprender algo nuevo… La persona puede exaltarse y dar cabida a la euforia. Recuerde que lo propio de la consolación es irse interiorizando y que el bien no hace ruido.

Valores:

Guía nuestras búsquedas de la voluntad de Dios en nuestra vida.  Los sentimientos y mociones que en ella se producen, guían mejor que los razonamientos a la hora de tomar decisiones o emprender actividades. A través de la consolación se percibe el Espíritu.

descarga

 

Ignacio convaleciente: “…unos pensamientos lo dejaban triste, otros le daban consolación” (A. 8). Así, percibiendo la voluntad de Dios a través de las consolaciones, llegó al método para hacer elección por “segundo tiempo”.

orar-con-san-ignacio-de-loyola-3-728

Un comentario sobre “RIESGOS Y EL VALOR DE LA CONSOLACIÓN: Discernimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s