DOMINGO DE RAMOS

Domingo de Ramos (Ciclo B) Mc 14, 1-15, 47  La pasión y muerte de Jesús   

Carlos Cardó SJ

descarga (4)La liturgia de hoy, Domingo de Ramos, nos ofrece juntos el triunfo de Jesús y su pasión. Con los niños hebreos y la multitud de Jerusalén, llevando ramas de olivo, salimos al encuentro del Señor y lo aclamamos como rey salvador: “Hosanna al Hijo de David. Bendito el que viene en nombre del Señor”. Admira el modo como Jesús asume su condición de rey: la humildad pacífica que le lleva a entrar en la ciudad montado sobre un burrito. Su grandeza no se manifiesta en el dominio y la fuerza, sino en el servicio y la entrega de su vida. Su 1269791350_g_0reino no es de este mundo.

La Pasión según San Marcos es un relato “denso” con una fuerte carga existencial. No es una fría declaración de principios y verdades sino una narración viva del misterio de la vida, pasión y muerte de Jesús. Es la historia de su fidelidad hasta la muerte, de su confianza total en Dios, de su solidaridad con la humanidad sufriente. Las tres lecturas de hoy (Is 50, 4-7; Flp 2, 6-11 y Mc 14, 1-17, 47) nos hacen ver cómo se identifica Dios con la humanidad dolorida, la de antes, la de entonces y la de  ahora.

images (4)

El Siervo de Yahvé, probado en el sufrimiento, es capaz de decir una palabra alentadora al cansado (Isaías 50, 4)porque participa de su dolor. El Siervo de Yahvé es figura de Jesús, que al compartir nuestros dolores hasta entregar su vida por nosotros, nos da la prueba máxima de su amor por nosotros; “haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre;  se humilló a sí mismo obedeciendo hasta la muerte y una muerte de cruz” (Flp 2,7-8) “Por eso Dios lo levantó sobre todo”. 

images (3)Hoy iniciamos la Semana Santa. Recorreremos el mismo camino de Jesús, de dolor, amor y gloria. La muerte en cruz es camino de victoria. Celebramos la Pascua, el triunfo del amor con que Dios nos amó. Sin embargo, constatamos que la Semana Santa se convierte para  muchos en semana de vacaciones… Por más que aquí y en muchas parroquias hay en estas fechas diversos actos que ayudan a vivir el significado de estos días: oficios santos, adoración, vía crucis… Son días para meditar. Es muy provechoso hacer una lectura pausada de los textos litúrgicos de estos días o de alguno de los relatos de la pasión.

Celebrar la Semana Santa es creer que Dios en Jesús con infinito amor ama a todos sus hijos e hijas, a los que vienen estos días a la iglesia y a los que no acudirán a ella. Todos caben en su corazón. Es también agradecimiento por el amor «increíble» de Dios y deseo de vivir como Jesús solidarizándonos con los crucificados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s