ORACIÓN POR LOS SENTIDOS

                                                  ORACIÓN POR LOS SENTIDOS

Vamos tan de prisa por la vida que apenas si nos damos cuenta de las maravillas que se encierran en nuestro cuerpo: La maravilla de ver; la maravilla de oír; La maravilla de gustar; la maravilla de oler; La maravilla de tocar

Cf: Iniciación a la experiencia de Dios en Sal Terrea  

ce02e60dc859df33edd764267d586425El objetivo de los ejercicios que se te proponen a continuación es prepararte y sensibilizarte para percibir la acción de Dios que también se manifiesta en el mundo de tus sentidos y en la utilización que has hecho, que haces y que harás de ellos.

         La petición que habrás de hacer es que sepas usar de todos tus sentidos y facultades con la misma recta intención y pureza de corazón con que Jesús lo hizo durante su vida terrena.

         Toma entonces un sentido a la vez.  Los que alcances.  Encontrarás preguntas y textos que te ayudarán a meditar sobre ellos. No tienes por qué contestar todas las preguntas.  Sé libre.

         LA VISTA: 

Se puede mirar de muchas maneras…pero sólo una es la adecuada. !Aprender a mirar es un ejercicio imprescindible!

Anthony de Mello decía: “El más excelso acto de amor que puedes realizar no es un acto de servicio, sino un acto de contemplación, de visión. Cuando sirves a las personas, lo que haces es ayudar, apoyar, consolar, aliviar su dolor… Cuando las vez en su belleza y bondad interiores, lo que haces es transformar y crear”  

images

   ¿Qué es lo que atrae con gusto tu mirada?

  • ¿Qué es lo que más anhelas mirar?

  • ¿De qué manera tus ojos son un medio para encontrar a Dios en las diversas situaciones de tu vida?

  • ¿Empleas tus ojos para iluminar el corazón? ¿O para oscurecerlo?.

  • ¿En qué ocasiones tus ojos son motivo de pecado?

  • ¿Le has dado gracias a Dios por tus ojos?

  • Puedes leer MARCOS 9, 47.

EL TACTO:

contacto-emociones

Tus pies, ¿a dónde te llevan con frecuencia?

  • ¿Cuáles son tus sitios preferidos?

  • ¿Tus manos, para qué las utilizas?

  • ¿Cómo empleas la fuerza que el Señor te ha dado?

  • ¿Qué es lo que más te gusta sentir?

  • ¿Tus sensaciones agradables están siempre referidas a la Voluntad de Dios, es decir, al servicio de los hermanos?

  • ¿Qué es lo que menos te gusta sentir? ¿De qué manera Dios te habla también allí?

  • ¿Has agradecido al Señor el don de tu piel, de tus manos, de tus sensaciones?

  • Contempla (ocupa tu imaginación) ahora a Jesús usando sus pies, sus manos, sus brazos, etc., siempre en relación con la Voluntad del Padre. Las sensaciones agradables o desagradables no le dominan ni determinan;  Él es dueño de sí mismo; también en relación a lo que siente.  Fíjate atentamente en la delicadeza del Señor Jesús con los sentimientos de los demás.   Medita  JUAN 13, 1 – 15.

 EL OLFATO Y EL OÍDO:

  • El olfato y el oído son dos sentidos realmente maravillosos. Nos recuerdan situaciones pasadas, influyen en nuestros gustos, nos crean repugnancias, etc.

  • ¿Agradeces a Dios la oportunidad de gozar de buenos olores?

  • Cuando alguien se acerca y huele mal por ser pobre, ¿cuál es tu actitud?

  • ¿Has agradecido alguna vez el don de respirar?

  • La fuerza vital que representa la respiración, ¿al servicio de quién está en ti?

  • ¿Qué justifica el que sigas respirando? ¿Cuál es la razón fundamental de tu vida?

 Cuando me entero de cosas delicadas, ¿las guardo prudentemente?

  • ¿Me suelo entrometer en conversaciones que no me interesan?

  • ¿Mantengo conversaciones que me hacen daño?

  • ¿Utilizo el don de hablar para los chismes o acabar con la fama de los demás?

  • ¿Presto atención a cualquier rumor que tenga que ver conmigo?

  • ¿Mantengo mi vida en “sintonía” con el querer de Dios?

  • ¿En qué estado está mi ‘oído interior’?

  • ¿Presto mis oídos para que la comunidad discierna cuál es la Voluntad de Dios?

  • Puedes terminar leyendo y meditando MATEO 13, 13 – 17. ¿Qué función cumple el oído en la acción propia del Espíritu Santo en mi vida?.

EL GUSTO:

 Tu boca y tu sentido del gusto, ¿para qué los utilizas frecuentemente?

  • ¿Compartes tus alimentos (sobre todo los que más disfrutas) con los que nunca los han probado: los empobrecidos?

  • ¿Cuáles son los temas que más espontáneamente brotan en tu conversación?

  • ¿Utilizas los labios, la garganta, la lengua, para construir comunidad? ¿O para dividirla?

  • ¿Respetas la palabra, el gusto y la boca de otras personas?

  • ¿Eres capaz de reconocer que la Palabra de Dios se manifiesta también en otras bocas?

  • Medita el siguiente texto: MARCOS 7, 14 – 15.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s